domingo, 20 de octubre de 2013

DESDE LA FARÁNDULA; HOLA ROSANA TORRES, DEJATE DE BROMAS.

Vamos a ver, queridísima Rosana, que yo me entere;  ¿que coños te pasa?. Porque eso de coma inducido puede decir mucho o puede no decir nada. Me informa Ignacio Amestoy; pero llamo a Borja Hermoso y no contesta a mis mensajes. Los de El Pais, como todos los periódicos oficiales de todos los regímenes,  son muy especiales y muy suyos; tú lo sabes. Pongo tweets y los de la farándula no saben no contestan. Ten cuidado, los cómicos nos adoran cuando hay estrenos, pero luego cada mochuelo a su olivo. Bastantes problemas tienen ellos para ocuparse de la salud de los demás.
Que yo me entere de una vez, ¿vienes o no  vienes a México con Ignacio Amestoy, la UNIR y La sangre de Antígona de Bergamín?. Porque si vienes, puta madre;  y todo ha sido una de las tuyas; y si no vienes, de verdad querida Rosana,  empezamos a preocuparnos. ¿Qué es eso del coma inducido y por qué?. Yo de quirófanos sé mas que tu y más que el Borbón y le aventajo, por lo menos, en dos cirugías. Eso sin que  haya ido a cazar osos borrachos,  ni elefantes en Botswana. O sea que puedes contármelo todo. Pero si no vienes a DF ¿qué hacemos con el secuestro express que teníamos planeado  tú y yo contra Amestoy, Nacho García Garzón, Guillermo Heras y Ana Merino?. Bueno,  a Ana la habíamos descartado,  porque tú y yo sabemos que, por las bravas, Ana es más peligrosa  como secuestrada que como secuestradora. Sigo manteniendo mi estrategia,  porque sigo pensando que lo del coma inducido es una broma, una puta broma, una putísima broma  de mal gusto...

A Esperanza D,Ors le exigiré por el rescate de su marido una de sus esculturas: un Icaro por ejemplo. Y por los demás, me  da igual: un par de botellas de Rioja, un gran chuletón que nos comeríamos tú y yo, con los secuestrados, en la habitación del hotel. O sea que, como secuestro express, la cosa no puede ser más inocente. Pero a tí y a mí nos queda mucho que hablar y que discutir; no me jodas. Por ejemplo, tenemos a medias la controversia sobre progresía e izquierda; yo dale que te pego que los progres son la falsificación de la izqquierda y tú que me deje de coñas, que eso no te lo digo en la calle .... Te digo esto porque acabo de ver algo que me dió mala espina no verte en ello: El rey tuerto, programado por tu adorado Juan Diego Boto, que aún me acuerdo que En un trozo invisible de este mund, te trató como a una reina, con flores y todo y tenemos que ajustar cuentas ese señor con cara de no haber roto un plato y yo, porque ese dia casi llego a cogerle tirria. Los celos son malos consejeros.   Fascinante, de verdad El Rey tuerto y espero que leas mi crítica en El MUNDO y mi artículo en Artez : para que te jodas.

También he visto Nada detrás de la puerta, y tampoco te ví alli: cinco textos de Laila Ripoll, Yolanda Pallín, Cavestany, Ortiz de Gondra y Mora; nada especial, quizá, en los textos; pero una maravilla de ensamblaje, dirección y dramaturgia. Prueba evidente de que un texto no es teatro hasta que se pone en un esenario. Puede que ahí nos hubiéramos enzarzado tú y yo.  Tenía que enseñarte, después de México, mi libro de poemas Aquelarre de sombras, lo único mio que te interesó un poco y eso  porque te enteraste de que Mayorga quería ponerlo en escena, antes de que me lo sugiriesen, Amestoy y Pérez de la Fuente y le diesen a ese desfile goyesco de espectros el Premio de la Crítica de Castilla y León. Maldita suerte la mía; a mis mejores amigas la poesía les importa un   güevo y a algunas, como a Ana, ni la poesía ni mis crónicas taurinas. A tí te gustaban estas porque siempre reconocía en ellas el magisterio de Joaquín Vidal, la única pasión que, de verdad, hemos compartido.  
Bueno, te mando un beso y déjate de coñas. Esta entrada de blog la tenía dispuesta para otras cosas; Dario Fo y la tigresa, José Pedro Carrión y Valery Tellechea, que acabaron en  El Sol de York   y andarán por ahí de bolos. Y a un libro de un joven poeta, Javier Mangano, La hora del lobo, que empieza con una cita de Genet: "No hay para la belleza más origen que la herida"; o esta otra de Baudelaire:   "O vase de tristesse, o grande taciturne". Es joven, pero acojona. Lo contaré otro dia. Ponte buena, anda. ¿Qué vamos a hacer sin tí en Mexico?. Te quedan tres dias; es un ultimatum.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada